Seleccionar página

MÚSICAS

 

 

MÚSICA PARA AUDIOVISUALES

Autor de músicas de largometrajes, anuncios y documentales entre las que destacan la banda sonora original de la película La conjura de El Escorial (Antonio del Real, 2008), una superproducción para la que escribió, orquestó y grabó una exquisita partitura repleta de momentos emocionantes en la que contó con la participación de la soprano española Ainhoa Arteta como solista, el Coro Talía y la Orquesta Sinfónica de Brno.

 

La partitura de «El jugador de ajedrez» ha obtenido hasta el momento más de 25 premios internacionales entre los que destacan el GOLD REMI AWARD del FESTIVAL DE CINE DE HOUSTON, del HOLLYWOOD INTERNATIONAL MOVING PICTURES, mejor banda sonora del FESTIVAL DE CINE DE MONTREAL y TORONTO y finalista en los WORLD SOUNDTRACK AWARDS, entre otros. En España, fue elegida como mejor banda sonora original española del año 2017 (PREMIOS MUNDOBSO).

También el autor fue elegido en 2017 como compositor revelación  por el IMFCA (NTERNATIONAL FILM MUSIC CRITICS ASSOCIATION)

 

MÚSICA DE CONCIERTO

Las composiciones de Alejandro Vivas, tanto sus originales en formato coral o sinfónico de estilo clásico como sus arreglos -en un espectro que cubre tanto repertorio sinfónico y coral como estilos contemporáneos: jazz, soul, gospel, infantil, pop…- han sido estrenadas e interpretadas ​por múltiples solistas (Ainhoa Arteta, Estefanía Perdomo, Fabio Barrutia, Florencia Aragón, Luz Mª Bobadilla, Juan Manuel García-Cano, Nuria Elosegui) y formaciones de ámbito nacional e internacional (Orquesta Sinfónica Nacional de Paraguay, Orquesta de Cámara de Lituania, Orquesta Metropolitana de Madrid, Orquesta Sinfónica Chamartín, Coro Alfredo Kraus, Coro Talía, Orquesta Cámara Madrid, Laurus Freestyle Duo, Grupo de Metales Son-Brass, Cuarteto Entropía, Coro Amadeus, Camerata Cantabile…).  

 

CUENTOS MUSICALES

La obras por su nivel técnico, registros y versatilidad son adecuadas para orquestas juveniles. Determinados instrumentos puedan ser suprimidos o incluso adaptados a otros instrumentos. Tienen además un componente pedagógico muy marcado intentando, por un lado, explotar al máximo los recursos de los instrumentos mediante la utilización de técnicas propias de los mismos, así como efectos más inusuales y, por otro, trabajar aspectos de teoría musical como el contrapunto, los modos musicales, el ritmo o los géneros musicales.

En algunos de los cuentos los miembros de la orquesta, aparte de tocar, realizan cosas llamativas para el público como utilizar abanicos, cantar o utilizar instrumentos construidos por ellos mismos.